CORREO DE CONTACTO

lunes, 7 de marzo de 2011

Simbad el marino

ANÓNIMO






Sindbad el Marino (Sindabad en árabe quiere decir región fértil del Sind) aparece aquí como el testigo del mundo que ha perdido su paz. Es el prototipo de todas las novelas de aventuras posteriores y el "Ulises" de Oriente. El deseo de riqueza y de evasión le arrojan casi sin cesar a nuevos caminos balizados por el horror. Éste le parece preferible al gran tedio que le acecha cuando lo tiene todo para ser feliz. Sin duda esta insatisfacción fundamental es lo que nos lo hace tan cercano. El secreto de Sindbad estriba en que nos convierte en asombrados espectadores de su propia curiosidad. Nos sorprende también descubrir lo imaginario, este universo a la vez desconcertante y magnífico: héroes fantásticos, gigantes, demonios, monstruos marinos... El mercader, en la imaginación árabe, no es tanto un transmisor de bienes sino un intermediario social destinado a poner en contacto dos mundos. Es por excelencia el experimentador de otros lugares. 
Se describen las rutas marítimas que recorrió Sindbad en sus siete periplos, enumerando cada isla o tierra que tocó y la duración de cada uno de sus magníficos viajes, el último de los cuales duró nada menos que veintisiete años, tocando puerto en Japón. 
Descubrimiento de un Sindbad más cercano a la realidad histórica, a través de las dedicadas investigaciones de un erudito reconocido por sus traducciones de los grandes textos árabes a partir de sus originales.





Nº DE REGISTRO:  11231

No hay comentarios: