CORREO DE CONTACTO

miércoles, 15 de marzo de 2017

El arca de la isla

     
AUTOR: Miguel Aranguren  



En El arca de la isla (La Esfera de los Libros), Miguel Aranguren (1970), vuelve a sorprender por la versatilidad de su oficio, como ya había demostrado con La hija del ministro, La sangre del pelícano, Desde un tren africano o Aquel verano. Ahora desempolva el género de la gran aventura decimonónica para darle -eso sí- un toque novedoso. Entre otras cosas El arca de la isla , a través de su vibrante trama, pone en jaque algunos postulados defendidos a capa y espada por la industria biotecnológica.

Pregunta.- Al analizar la variedad temática de su obra, parece empeñado en que nadie lo encasille. La hija del ministro, por ejemplo, podría haberle consagrado como novelista histórico o como autor de dramas de corte romántico ceñidos a la realidad, pero ahora nos sorprende con un thriller en el que no da respiro al lector. ¿Qué le ha llevado a este cambio de registro?
        Miguel Aranguren.- De alguna manera, considero que escribir y publicar narrativa es un lujo que no me permite el riesgo de aburrir a los lectores. Puede que resultara más sencillo aprovechar el tirón de una novela que explorar otros campos literarios. Sin embargo, prefiero el reto. De alguna manera, me obsesiona la brevedad de la vida: un novelista no debería echar el ancla en ningún género sino reinventarse con el deseo de sorprender y seguir interesando al público. Además, nos encontramos en una época de profunda crisis (económica y de valores humanos) que nos exige a los artistas no caer en el aburrimiento ni en el pesimismo.
P.- Nos encontramos ante un libro de aventuras que mezcla el viaje a lugares indómitos con una intriga policíaca, como acostumbraban algunos autores clásicos del género (Salgari, Melville, Verne, London o Conrad). ¿Pretende El arca de la isla homenajear a los padres de este tipo de literatura?
        M. A.- Siempre insisto en que para convertirse en un buen lector, hay que divertirse leyendo. Si nos acercamos a la literatura con el único afán de culturizarnos, lo más probable es que dejemos las novelas a medias. En este sentido el género de la aventura, que tan bien representan los autores que acaba de citar, es una invitación a esa diversión que nos permite, además, vestirnos con la piel de auténticos héroes que no existen en nuestra rutina, personajes que desafían la lógica y la prudencia para embarcarse en misiones que a cualquiera nos asustarían. En este sentido, El arca de la isla vuelve a los orígenes. Es decir, no solo se convierte en una herramienta de entretenimiento, sino que catapulta al descubrimiento de esa biblioteca infinita con la que soñaba Borges.

Nº DE REGISTRO: 17131

Datos personales

Mi foto

PERIODISTA EDUCADOR BIBLIOTECARIO TUTOR ASESOR