CORREO DE CONTACTO

martes, 5 de abril de 2011

conde de Montecristo, El

conde de Montecristo  I,  El

AUTOR:  DUMAS, Alexandre


Edmundo Dantés es un joven marinero de la casa Morrel, castigada por varios hundimientos, y que por las circunstancias se ve obligado a tomar el mando del Faraón, el velero del que depende el pago de las deudas de la casa. Pero, desgraciadamente, el Faraón nunca llegará a puerto. Otro barco rescatará a los supervivientes, incluyendo a Edmundo. Dantés está prometido a Mercedes, una joven del barrio catalán de Marsella, y ya celebra el banquete de bodas cuando la fatalidad cae sobre él. Danglars, el segundo en el Faraón y que esperaba haber ocupado el puesto que le arrebató Edmundo, y Fernando, un joven catalán enamorado de Mercedes, acaban montando una trampa para acusarle de bonapartista. En una parada del Faraón en la isla de Elba, el emperadorNapoleón había entregado una carta que anuncia su pronto regreso a sus aliados en Francia. La carta, escrita porDanglars y entregada por Fernando, la utiliza como prueba. Así y todo, la acusación es demasiado insostenible, pero el destinatario de la misma resulta ser el señor de Noirtier y de Villefort, precisamente el padre del procurador del rey en Marsella que es por el contrario realista. Actuando egoistamente, se cuidará de que Dantés acabe en la cárcel. Catorce años permanecerá en la celda más oscura, cerca de la desesperación, si no fuese por las enseñanzas de Faria, un religioso erudito que es su compañero de calabozos. Y que posee un valioso secreto. Cierto día, aparecerá en escena un misterioso conde de Monte-Cristo (que no es otra cosa que un islote entre Francia y Córcega). Su increíble fortuna, su porte pálido y perturbador, su carácter misterioso y sus sorprendentes acciones atraerán la atención de toda Roma y todo París. Pero su presencia, y la de lord Wilmore o el abate Busoni, serán a su vez el comienzo de la ruina para los que una vez le conocieron como Edmundo Dantés.
No será aquí donde pueda entrar en detalle con esta novela, porque además de extensa (calculo que medio millón de palabras) requiere una lectura más atenta y paciente que la que uno le ha dado. Hay que empezar explicando que se trata de literatura folletinesca, un melodrama destinado más al consumo popular que al culto. Así, no es de extrañar que la historia se extienda tremendamente con detalles y diálogos inagotables añadiendo y añadiendo páginas que, literariamente, no realizan aporte ninguno. ¿Por qué entonces es importante EL CONDE DE MONTECRISTO?Pues lo es porque, eliminando o pasando por alto toda esa paja, en el fondo hay una historia extraordinaria y un personaje no ya canónico, si no digno de mito. La primera es la del renacimiento del fénix, que de las cenizas se levanta con más brillo y esplendor que nunca. Edmundo Dantés es arrancado de su vida perfectamente normal, y para regresar a la vida y continuar con ella, se convierte en un ser tan carismático que llega a reemplazar a la Providencia y a suplantar al mismo Dios. O, como los mismos editores de Debate sugieren en la introducción, y que yo suscribo, DANTÉS se convierte en una cierta forma de ese hombre nietzscheano que se justifica en su propia acción. El conde de Monte-Cristo adquiere sentido en la medida en que se torna capaz de gobernar la vida de quienes emplearon su resentimiento contra él. Éste es el segundo, el mito del conde de Monte-Cristo, un personaje fascinante en su casi absoluta omnipotencia. El resto de los personajes son sólo acompañamiento, pues la grande y verdadera atracción es comprobar como DANTES da la vuelta a todo, casi siempre actuando in extremis. De este modo, se trata de una novela de personajes, más que de disfrute literario. Tiene lo que cuenta y es que, pasada la lectura, lo que queda en la memoria es justamente memorable. Más que como lectura, es imprescindible como referencia.



Nº DE REGISTRO:  11343

No hay comentarios: